domingo, 3 de abril de 2011

NUTRICIÓN NIÑOS: RECOMENDACIONES GENERALES



Una dieta saludable y actividad física suficiente y regular son los pilares básicos para gozar de una salud de hierro el día de mañana y para ello es necesario influir sobre los responsables directos de la alimentación infantil: los padres.



Dado que es un tema extenso, he decidido escribir varios post que hagan referencia a este tema En esta primera entrega quiero hacer unas recomendaciones generales sobre la alimentación de los niños en período escolar (3 a 16 años) que he resumido en 10:

1. Una correcta alimentación de los niños parte de una adecuada alimentación de sus padres. Si en casa no se compra pescado porque a papá no le gustan las espinas, el niño no comerá pescado. Recuerda que a partir de  los 3 años aproximadamente los niños empiezan a adquirir sus hábitos alimentarios, por tanto, tendremos que educarles a comer de todo. Además, cuanto más variada sea su dieta más posibilidades  existirá de que ésta sea equilibrada y le aporte todos los nutrientes que necesita. Por tanto, es responsabilidad de los padres el no dejar que sus hijos coman únicamente lo que les gusta. Si no le gustan las espinacas cocidas prueba a hacérselas en ensalada; si odia comer fruta pero le encantan los helados, elabora polos caseros de yogur y fruta...Experimenta nuevos platos y sobretodo ten paciencia, el día de mañana te lo agradecerá.


2. Distribuye adecuadamente los alimentos a lo largo del día. Nada de hacer sólo 3 comidas al día (desayuno, comida y cena) ¿qué pasa con la media mañana? ¿y con la merienda? Imagínate que tu hijo ha desayunado rápidamente un Cola- cao y 2 sobaos antes de irse corriendo al cole...¿ crees que es suficiente para hacer frente a la clase de matemáticas de las 10 y al partido de fútbol de las 11? Es fundamental fraccionar la alimentación a lo largo del día ya que, de esa manera, nos estaremos asegurando de que se están aportando los nutrientes necesarios en el momento requerido.

3. En la variedad está el gusto. Procura variar las formas de procesado de los alimentos: asados, cocidos, a la plancha, al vapor...(no abuses de los fritos) Éstos deben alternarse con alimentos crudos como: gazpachos, ensaladas,etc Hay determinadas vitaminas que se pierden al procesar los alimentos (por ejemplo, la vitamina C es termolábil,es  decir, se pierde una cantidad importante de la misma durante la ebullición, el horneado...) Por tanto, si en nuestra dieta combinamos alimentos crudos y procesados la probabilidad de padecer alguna carencia nutricional será menor.

4. Debe existir un equilibrio entre los alimentos de origen animal ( carne, lácteos, huevos y pescados) con los de origen vegetal ( cereales, legumbres, verduras, hortalizas y frutas) Hoy en día, existe una tendencia generalizada de abusar de alimentos de origen animal y olvidar los vegetales...¿ qué pasó con las lentejas que preparaba la abuela? Las prisas están matando costumbres muy mediterráneas que sería recomendable ir recuperando. Si no tienes tiempo para preparar un plato de lentejas guisadas...¿ por qué no las pones en ensalada? Hay miles de platos rápidos y nutricionalmente más aceptables que los recurridos precocinados y el filete vuelta y vuelta todos los días que el nene come estupendamente.

5. Hablando de legumbres, mencionaré la importancia de los hidratos de carbono (pan, pasta, legumbres y arroz) en niños imprescindibles por su aporte energético y que deben formar parte de la dieta habitual de los niños y adolescentes. Procura ofrecer platos variados de los mismos, no recurras siempre a los espaguetis boloñesa que a todos les encanta, existen muchas otras formas: ensaladas de pasta, paellas, arroz con verduras, garbanzos con berzas, ensaladas de legumbres,etc

6.Frutas y ensaladas, imprescindibles: deben consumirse habitualmente y de manera abundante. Procura que las ensaladas sean un alimento base en tu día a día en las comidas pero intenta no prepar siempre la misma; el lunes puede ser de tomate, el martes de lechuga, queso de cabra y nueces, el miércoles de pimientos rojos, huevo duro y aceitunas rojas, etc Sin embargo, es preferible tomar 3 días ensalada por semana que ponerla en todas las comidas y tirarla prácticamente entera. Con las frutas te digo lo mismo: variedad. Hay muchas maneras diferentes de comerla (ver el post pelo y fruta) así como muchos tipos diferentes: no te limites únicamente a comer plátano o manzana.

7. La bebida habitual debe ser el agua. Nada de acompañar las comidas con refrescos carbonatados habitualmente, éstos son ricos en ácido fosfórico y ya mencioné en el post de"la fábrica de la felicidad" (http://pizcadevida.blogspot.com/2011/02/la-fabrica-de-la-felicidad.html) los efectos que puede tener sobre el calcio.

8. Controla el exceso de dulces, refrescos y snaks. No pasa nada porque algún día tome en el recreo una palmera de chocolate porque, como he mencionado muchas veces, no existen alimentos buenos ni malos pero, por favor, moderación, esa es la clave de una dieta equilibrada.

9.Práctica de ejercicio físico. Se me ponen los pelos de punta cada vez que veo que los críos ya sólo juegan a la videoconsola en vez de a la pelota o al escondite con los amigos ¿ Qué está pasando? Está claro que el sedentarismo es un enemigo no sólo de la población adulta, también entre los niños y me remito a las últimas escandalosas cifras de obesidad infantil tal y como podréis leer en este publicación de la OMS (http://www.who.int/entity/mediacentre/factsheets/fs311/es/index.html) en la que se enuncia que la obesidad y sobrepeso se han convertido en la quinta causa más frecuente de muerte a nivel mundial.
Está claro que cada cual puede educar como quiera a sus retoños pero considero que por cada hora de videoconsola deberían hacer 2 de ejercicio. Puede que ellos no sean conscientes de los peligros del sedentarismo para su salud pero tú sí, así que, por favor, no contribuyas a engrosar las listas de obesidad de la OMS

10. No abusar de la comida rápida: contribuye a la formación de  malos hábitos alimentarios y a la obesidad infantil. Sin embargo, debe promocionarse la comida casera y que los niños participen en su preparación. La enseñanza culinaria se ha ido perdiendo y ha sido sustituída por preparados de microondas rápidos de hacer y que los adolescentes consumen sin complicaciones cuando mamá no puede prepararme la comida.
Cuando los niños manipulan alimentos es más probable que después estén dispuestos a probarlos, eso no garantiza que les vaya a gustar pero es probable que les guste lo suficiente para volver a probar. En conclusión, si se quiere que un niño tenga una dieta variada, es más eficiente dejarle ayudar en la cocina que decirle que tiene que comer de todo.

1 comentarios:

Ójala te hagan caso todos los padres y madres que te lean!