miércoles, 20 de julio de 2011

FRUTA, ¿ANTES O DESPUÉS?

En primer lugar quiero desmitificar eso de que la fruta engorda más como postre que antes de comer. Nada más lejos de la realidad, si nos comemos una manzana antes de comer engordaremos lo mismo que si nos la comemos depués porque las calorías de ésta no se modifican, se mantienen constantes. Lo que importa no es el orden en que se toman los alimentos sino las calorías totales ingeridas a lo largo del día. Si yo ingiero más calorías de las que gasto a lo largo del día, engordaré. Si consumo lo mismo que gasto: me mantendré en mi peso. Y si consumo menos de lo que gasto: adelgazaré. La premisa es así de simple y no la cambia el hecho de que coma fruta antes o después.



Yo suelo recomendar el ingerir la fruta antes de las comidas en los régimenes de adelgazamiento ¿por qué? no por el hecho de que engorde menos sino porque es un "truquillo" para saciarte un poquito antes de las comidas. Es el mismo truco que el recomendar tomar una ensalada de primer plato. Las frutas y las verduras son ricas en agua y en fibra, lo que nos permite saciarnos con alimentos de una elevada calidad nutricional (nos aportan una gran cantidad de vitaminas y minerales) y de bajo contenido calórico. Generalmente yo he encontrado buenos resultados en la gente que ha comido la fruta antes de la comida, afirmando sentirse más saciados.

También me resulta curioso el hecho de que muchas personas me han comentado que otros endocrinos o nutricionistas le han recomendado no comer la fruta de postre y hacerlo siempre entre horas porque al ingerirla después de la comida fermenta en el estómago haciendo las digestiones más pesadas y generando hinchazón de estómago. A mi ésta afirmación siempre me ha resultado muy extraña y quiero señalar que no he encontrado bibliografía que lo corrabore. El estómago actúa como un gran compartimento donde se mezclan todos los alimentos y sobre los que  actúan los jugos gástricos, no se fragmenta para digerir unos y los otros fermentarlos porque se hayan quedado apresados en su parte superior. Una persona sana, sin problemas intestinales, no tiene porqué evitar tomar fruta de postre, es más, muchos tienen la sensación de que si no toman fruta de postre no han terminado de comer y no tienen porqué renunciar a ello.
De todas formas, esta es mi conclusión personal, estoy abierta a debate y que me rebatan esta teoría con investigaciones científicas fiables al respecto.

Lo recomendable, se ingiera antes, después o entrehoras, es consumir al menos 3 raciones de fruta al día. Si tenemos en cuenta que  una ración de frutas (140-150 en crudo y limpio) equivale a:
  •  1 pieza de fruta mediana (pera, manzana, naranja, plátano, membrillo, pomelo, etc.)
  • 1 rodaja mediana de melón, sandía o piña,
  •  2-3 piezas medianas de albaricoques, ciruelas, dátiles, mandarinas, higos, etc.
  •  4-5 nísperos
  •  8 fresas medianas 
  •  1 plato de postre cerezas, uvas, moras, grosellas, etc.

2 comentarios:

Uff, pues cuántas posturas sobre la hora de la fruta....Yo había oído que se debía tomar antes de comer porque se absorben mejor los nutrientes, pero pensándolo bien tampoco tiene mucho sentido...
Enhorabuena por tu blog que me encanta, espero que sigas con estas entradas tan curradas con las que tanto se aprende!!

la explicación dada por mi nutricionista fue que muchos de sus nutrientes se absorben en el intestino delgado siendo degradados en el estómago al permanecer mas tiempo junto a otros alimentos. La verdad es que es un tema que me causa muchas dudas...