domingo, 22 de enero de 2012

Comida que no has de tirar

El Parlamento Europeo ha aprobado un informe en el que exige medidas urgentes para reducir el desperdicio de comida a la mitad para el 2025. Según datos de la Comisión Europea cada año se tira a la basura en Europa la mitad de los alimentos que se compran siendo la generación anual de residuos alimentarios  asciende a 89 millones de toneladas, es decir, 179 kilos por habitante.



Entre las principales medidas que han planteado se encuentran la de modificar la oferta de tamaños de envases para que cada individuo o familia, pueda comprar según sus necesidades. Además, también proponen introducir cursos de educación sobre alimentos en todos los niveles de enseñanza, incluida la secundaria.

En fin, lo primero que se me viene a la cabeza es: ¿ Cuántas personas podrían alimentarse con esa cantidad de comida derrochada? Nuestra mentalidad consumista nos ha llevado a la completa inconsciencia e insolidaridad. Ya denunciaba Tristam Stuart en su libro Despilfarro la ineficiencia de este sistema insostenible: "La montaña mundial de excedentes de comida representa un riesgo desde el punto de vista medioambiental, pero también ofrece una gran oportunidad. Hay una fantástica capacidad sin utilizar  en los recursos alimentarios del mundo, y con medidas eficientes se podrían generar enormes ahorros de alimentos que contribuyeran a luchar contra el hambre y asegurarán la comida para las generaciones futuras”.

Hay casos en los que fábricas de platos precocinados llegan a tirar el 56% de su producción total por sus excesos productivos o es habitual que las cadenas de supermercados exijan a sus productores que desechen una parte de su producción. La ecuación es bastante simple: comida despilfarrada de los consumidores +la comida desperdiciada de la Industria alimentaria europea= merma problema hambre en el mundo.

 Tristam  reclama medidas de persecución del despilfarro (en Corea del Sur, como ejemplo positivo, es ilegal el depósito de residuo alimentario), reciclado, redistribución…, además de un repaso por cafeterías, consumidores, supermercados… en definitiva defiende la necesidad de marcar un STOP a ésta vorágine descontrolada de consumismo y denuncia este "estilo de vida" practicando el "freeganismo", es decir, alimentarse de lo que tiran los supermercados en el Reindo Unido, país donde reside. El pasado 18 de noviembre  alimentó gratuitamente a 5.000 personas con platos preparados con productos desechados.

Bueno, la propuesta del Parlamento me parece un comienzo pero creo que queda mucho camino por hacer y mucha gente con dos dedos de frente como Tristam que entienda la gravedad del asunto y quiera hacer algo.

De momento, desde este blog quiero poner mi granito de arena con unos consejillos que no vienen mal para aprovechar al máximo los recursos y no contribuir a esta locura. Algunos de ellos los he extraído del texto 50 “Ways to Never Waste Food Again” (50 formas de evitar el derroche de comida”).

  1. Planifica. Lo mejor para no comprar más comida de la que vas a necesitar es realizar un menú semanal de lo que se va a comer cada día. De esta manera, elaboraremos una lista de la compra con las cosas que realmente vamos a ingerir y no echaremos por echar al carro alimentos sin  ningún orden ni fundamento
  2. Congelar, congelar y congelar. Si has comprado 1 kg de pechugas de pollo porque estaban de oferta en el Mercadona pero no quieres pasarte la semana a base de filetes de pollo, congela en paquetes de dos y así podrás utilizarlo cuando te apetezca- tienes 3 meses para consumirlo y las propiedades se han mantenido inalteradas.
  3. Aprovecha las sobras para hacer nuevos platos. Croquetas, empanadillas, tortillas... hay miles de recetas para reaprovechar comida que te ha sobrado a lo largo de la semana.
  4. Fechas de caducidad y consumo preferente. ("consúmase preferentemente antes del", "fecha límite" y "fecha de caducidad") . Por 'fecha de caducidad' se entiende que un producto no se debe ingerir a partir de la misma con el fin de evitar eventuales problemas sanitarios. Por otra parte, si se trata de alimentos de mayor duración aparecerá en el envase una fecha de "consumo preferente", que indica que su contenido, después de ese día, ya no ofrece toda su calidad al consumidor. En ambos casos, los productos son retirados de la comercialización en los supermercados, sin embargo, hay que tener en cuenta que la industria utiliza unos márgenes muy amplios para no pillarse las manos y evitarse problemas- dicho queda-
  5. Restos y puntas de vegetales como cebollas, pimientos, zanahorias, apio se pueden poner a hervir con agua para tener un caldo vegetal que sirve para cocinar platos o hacer sopa. Este caldo también puede ser congelado.
  6. La cebolla y el pimiento picados se pueden congelarse sin que pierdan su sabor, esto también funciona para la mayor parte de verduras como maíz, zanahoria, brócoli, coliflor, espinaca, etc. Pueden que cambien de color pero el sabor se conserva.
  7. Los tomates que sobran y antes que se pasen están estupendos secados en el horno y mezclados con aceite de oliva.
  8. Con la mayor parte de las frutas se puede hacer mermelada de forma muy sencilla y dura más tiempo que lo que hubieran durado las frutas. Hay trucos para hacer conservas que duren incluso un año.
  9. Una macedonia de frutas (o ensalada de frutas), es perfecta para usar todas aquellas que están a punto de pasarse
  10. Las sobras de pan secas pueden ser fantásticas fritas  para acompañar las ensaladas, purés o sopas
  11. Restos de pollo cocinado pueden usarse para ensaladas o sándwiches. Además, los restos cocinados de carne le dan mucho sabor a la sopa del día siguiente
  12. Café y té que sobren pueden convertirse en cubitos de hielo para enfriar las bebidas sin diluirlas
  13. Restos de miel en el frasco pueden limpiarse con un poco de limón y añadirse el resultado para el té (o para los dolores de garganta)
Por último, aquí os dejo el trailer de un documental muy interesante "Taste the waste" para que puedas seguir reflexionando sobre el tema:

2 comentarios:

No puedo menos que aplaudirte, una entrada de 10, Naira. Que pena que haya que recordar todas esas cosas que deberían ser de sentido común...
Y lo de los supermercados y empresas de restauración es una locura, me parece fantástico que se legisle!

Muchas gracias Lucía! poco a poco se anda el camino, a ver si poco a poco la cordura vuelve;)