lunes, 24 de septiembre de 2012

El régimen de los tuppers

Recortes, recortes y recortes...esta crisis económica asfixiante ha llevado a que se imponga un régimen de tappers en los comedores escolares para ahorrar dinero pero...¿hasta qué punto estamos recortando también en salud?



Algunos expertos en nutrición consideran que esta medida es  perjudicial ya que restringe la variabilidad de los menús escolares. La principal razón que presentan es que el tapper no se puede mantener en refrigeración y, por tanto, esto perjudica la conservación del alimento. En los meses de más calor hay determinados alimentos que no deberán incluirse en el tupper como los huevos, la carne, el pescado, etc y esto disminuye el número de alimentos que puedan tomar los niños en el cole. Por tanto, las madres llenarán los tappers de comida de fácil conservación como: bocatas, sandwiches o pasta y se olvidarán de otros también necesarios para una dieta equilibrada como las legumbres. Además, estos expertos también contemplan que algunos colegios no disponen de medios suficientes para poder calentar alimentos- microondas- por lo que lo de incluir en el tupper  un puré de verduras, un plato de lentejas o una sopa será inviable.

Por otra parte, los menús escolares en algunos casos dejan mucho que desear y tampoco hacen que la dieta de los escolares sea precisamente equilibrada. En muchos casos se abusa de los precocinados y frituras mientras que se suelen olvidar de la importancia de las verduras tal y como refleja éste estudio. En estos casos creo que los padres tienen una oportunidad para velar por una alimentación correcta de sus hijos gracias al tupper.

Desde mi punto de vista, sí que es cierto que la conservación de los alimentos es mucho más limitada con el tupper, sobretodo en el caso de que el centro no disponga de nevera para guardar los tupper de los niños- recordemos que los alimentos cocinados no deben estar fuera de la nevera más de 2 horas ya que en ese tiempo las bacterias han podido reproducirse y estropear el alimento- y lo que es más importante ¿quién se hará responsable en el caso de que el alimento no esté en condiciones de salubridad? Pues está claro que ninguna entidad asumirá  ésta responsabilidad vamos.... que esto es un Juan Palomo en toda regla: tú te lo guisas, tú te lo comes y si te enfermas pues te j....Lo siento, no quiero ser ordinaria pero...¡¡¡es lo que hay!!!! ¿para qué vamos a engañarnos?? La solución a este caso primero debería por pasar por el Gobierno, si permite a algunas Comunidades que sus escolares lleven el tupper al cole para ahorrarse el comedor- unos 90 euros de media al mes- por lo menos  debe asegurarse de que  en los centros existan instalaciones para poder sostener la salubridad de los alimentos, oséase; frigoríficos para guardar los tuppers durante las clases y microondas para poder calentarla durante el comedor.  Todo esto sin contar que se deberían de dar una serie de pautas explicando a la población cómo prevenir posibles intoxicaciones alimentarias.

Por otra parte, comer de tupper no debe de convertirse en un impedimento para no llevar una alimentación equilibrada. Con una serie de consejillos y un poco de organización podemos hacerlo bien y no poner en riesgo la salud de los más pequeños:

  1. El primer paso será organizar los menús. De ésta manera comeremos de forma más variada y nos ahorraremos una gran cantidad de dinero- iremos a comprar únicamente lo que necesitamos y no echaremos cosas de más al carro- Las recomendaciones que incluí en esta entrada servirán para poder hacernos una idea de cómo deben ser sus menús. Es importante no modificar el modelo de tres platos, esto aporta una mayor variedad a los menús sin que falte ningún alimento esencial- Básicamente yo incluiría lo siguiente:  1 día arroz, 1 día pasta, 2 días legumbre, 1 día verdura de primeros platos. Como segundos platos: carne, pollo cerdo, algún pescado de fácil conservación- ejemplo el atún en conserva- Como postre yo elegiría la fruta, ya que no tiene tanto peligro de estropearse y les aporta un plus de energía saludable para hacer frente a su jornada escolar. Un ejemplo:


2. Para favorecer la correcta conservación de los alimentos tratar de evitar preparaciones con leche, huevo o nata ya que tienden a estropearse antes. En el caso de no disponer de microondas para calentar la comida recurre a preparaciones en frío como las ensaladas de legumbres, por ejemplo, la pasta fría o las ensaladas de arroz y las ensaladas frías de verduras.Como segundos platos evitar también el pescado y el huevo , procura que las carnes estén bien cocinadas y evita los alimentos crudos o poco cocinados.

3. Rociar nuestros platos con limón o vinagre también mejorará la conservación de los mismos ya que acidifica el medio, haciendo más complicado el medio para que crezcan y se desarrollen los microorganismos que pudiesen existir

4. No nos olvidemos de complementar éste menú con el de la cena, aquí  menciono algunos ejemplos de cómo complementarlo sin armarnos un jaleo.

5. Un buen desayuno y algún alimento para media mañana también serán fundamentales para que su ingesta diaria sea más equilibrada. Como ejemplos de medias mañanas: bocadillo queso y membrillo, bocadillo de miel y almendras, frutos secos con frutas liofilizadas, sandwich de virutas de jamón serrano y tomate, etc


2 comentarios:

Una entrada excelente!
Como te lo curras!!!