sábado, 31 de agosto de 2013

SUSTITUTIVOS DE COMIDAS: ¿SÍ O NO?

Seguro que en alguna ocasión os habéis encontrado con este tipo de productos que parecen ominipresentes (están en los supermercados, farmacias, parafarmacias, tiendas de dietética, anuncios de tv, revistas...) y os habéis preguntado si realmente mercería la pena probarlos. A continuación mi particular análisis para poder resolver todas las dudas posibles:




1. ¿Qué son? 

los sustitutivos de comidas  son productos alimenticios en forma de barritas, batidos, galletas, sopas... que por su composición tienen la propiedad de sustituir una o varias comidas al día aportando todos los nutrientes que el organismo necesita pero con menos calorías (normalmente aportan entre 200-300 kcal) Esta propiedad los convierte en un producto puntero en las dietas de adelgazamiento (de ahí su popularidad)

2. ¿Son seguros?

Se rigen por el RD 1430/1997 del 15 septiembre que para que garanticen un aporte equilibrado  exige lo siguiente:

- Energía (kcal): no serán inferiores a las 200 ni superiores a las 400 kcal por comida.
-Proteínas : aportarán entre un 25 y 50% del valor calórico total del producto
-Grasa: será inferior al 30% del valor calórico total del producto
-Vitaminas y minerales: deben contemplar cifras concretas que aseguren un correcto aporte de estas en caso de sustituir todas las comidas o algunas, en caso de que se utilicen como sustitutivos.

3.¿ Son eficaces?

 Supongo que será la pregunta a la que todos queríais llegar: ¿realmente ayudan a adelgazar? Como la nutrición es una ciencia y, como toda ciencia, debe estar basada en la objetividad, vamos a lo que dicen los estudios:

- La American Dietetic Association (ADA) los valora positivamente considerándolos una buena opción para personas que estén en un proceso de adelgazamiento y dispongan de poco tiempo para cocinar (Position of the American Dietetic Association : weight management)

- La Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) se posiciona también a favor de los sustitutivos: " la utilización de sustitutos de una o más comidas por preparados comerciales puede facilitar el seguimiento de una dieta hipocalórica de manera correcta, favoreciendo, en este caso, tanto la pérdida de peso como el mantenimiento del peso perdido" (aquí os dejo el enlace para que echéis una ojeada, si queréis, con la ristra de estudios en los que se han basado para sacar esta conclusión: http://www.naos.aesan.msssi.gob.es/naos/ficheros/investigacion/Consenso_SEEDO.pdf,)

4. ¿Cuándo usarlos?/ ¿Cuándo no usarlos?

En primer lugar parecen una buena opción para aquellos que disponéis de poco tiempo para comer o cocinar puesto que, al igual que con las comidas preparadas, no requiere tiempo de cocinado ni preparación y su ingestión conlleva muy poco tiempo.

 En segundo lugar, parece una buena opción para "acostumbrar" a cenar y desayunar a aquellos que no lo hagáis por sistema. Como he mencionado muchas veces si comemos más veces al día (una media de 5 comidas al día sería el recomendado, aunque todo depende de los horarios de cada uno) el metabolismo estará mucho más activo lo que implicará una mayor facilidad para perder peso que si como menos veces al día.

Por último, voy a reescribir las palabras de la AEDN: "EL BENEFICIO ES MAYOR SI SE INCLUYE EN UN CONTEXTO QUE INCLUYA EJERCICIO, EDUCACIÓN Y MODIFICACIÓN DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA" En definitiva, ni que decir tiene que si llevo una mala alimentación y pretendo tomar estos sustitutivos para reemplazar una merienda en vez de tomar el pepito de chocolate que me está apeteciendo, no perderé peso, eso sí, no comeré el pepito de chocolate pero...nada más. Parece una obviedad pero con tanta publicidad parece que se le atribuyen hasta cualidades prodigiosas pero...señores, milagros a Lourdes.

5. Conclusiones

En definitiva he podido extraer las siguientes ventajas de la utilización de estos productos:
  • Desde el punto de vista de la Seguridad Alimentaria son alimentos seguros (pasan sus correspondientes controles teniendo que adaptarse a una serie de características reguladas según la legislación)
  • Tienen todos los nutrientes necesarios para sustituir una comida
  • Ayudan a cuantificar las calorías totales de la dieta, lo cual, favorece la pérdida de peso. Ganar o perder peso, como ya he mencionado, es una cuestión de calorías totales: si como más calorías de lo que consumo, engordo. Esto no tiene más misterio, por tanto, si soy capaz de controlar la cantidad de calorías que ingiero a lo largo del día y lo equilibrio con la cantidad de ejercicio o actividad que voy a realizar puedo controlar la pérdida o ganancia de peso.
Pero, también extraigo estas desventajas de su utilización:

  • Inconveniente cualitativo: tienen todos los nutrientes necesarios para sustituir una comida (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, grasas,fibra) pero que las cantidades sean óptimas para no ganar peso no significa que cualitativamente el producto no sea  mejorable. Me explicaré mejor; aquí os pongo la lista de ingredientes de un sustitutivo de comida tipo batido de una marca muy conocida: proteína de leche, maltodextrina, leche en polvo desnatada, aceite vegetal hidrogenado, almidón, aceite vegetal, complex mineral, aromas, edulcorantes: aspartamo y ciclamato sódico, colorantes, complex vitamínico y antioxidantes
         Y os pongo también la tabla de composición:



 La base nutricional de estos productos, como podéis observar, son los hidratos de carbono y las proteínas. La mayoría de estos hidratos de carbono son azúcares simples, como la glucosa en este caso, lo que supone una fuente rápida de energía pero no por ello de mayor calidad. Ya mencioné en este post que lo acertado es seleccionar alimentos que tengan un índice glucémico moderado o bajo y un producto en el que el segundo ingrediente de su composición sea la maltodextrina, un polímero de glucosa, no creo que se adapte precisamente a esta recomendación.

Otro nutriente presente, aunque en concentraciones menores, es la grasa. Tengo que decir que puede que existan otras marcas en las que el tipo de grasa sea diferente pero...especificamente en este se han incluído las maravillosas grasas hidrogenadas y los aceites vegetales vete tu a saber de qué tipo (palma supongo o cualquiera de esa misma calidad) Definitivamente no estoy a favor de este tipo de grasas puesto que promueven las enfermedades cardiovasculares y considero que, con un régimen convencional (carente de este tipo de sustitutos) , se pueden excluir de la alimentación y usar  grasas vegetales de mayor calidad nutricional como el aceite de oliva o el aceite de girasol que sí ayuden a mantener la salud cardiovascular.

  • Inconveniente educativo: otra importante desventaja de su utilización: no te ayudan a modificar hábitos incorrectos de alimentación. Puede que ayuden a controlar la cantidad de calorías que ingieres a lo largo del día y, por ende, a que pierdas peso pero...¿y a mantenerlo? Para mantener el peso perdido es necesaria una educación nutricional que te ayude a seleccionar correctamente los alimentos que comas a lo largo del día.   
  •  Inconveniente económico: puede que uno de estos productos estés tomando todos los nutrientes que necesitas  pero solo con las calorías de 3 manzanas pero...¿ no te saldría más barato una comida convencional?
  • Inconveniente psicológico y  sociocultural: hay que recordar que una dieta equilibrada no consiste únicamente en una perfecta proporción de todos y cada uno de los nutrientes a ingerir, también está rodeada de el conjunto de componentes que constituyen el ingrediente psicológico y sociocultural como es, por ejemplo, la comunicación que fluye al sentarse alrededor de una mesa con otros miembros o el placer derivado de la palatabilidad del alimento. Comer no solo es nutrirse, también implica un fenómeno psicológico (el disfrute de la comida) y social (la comunicación durante el acto de la comida)
En definitiva, podrían ayudar en la pérdida de peso en situaciones muy concretas -falta de tiempo o de habilidades culinarias- pero van más encaminadas a ayudar a perder algo de peso en un sobrepeso ligero o moderado que en la obesidad (este requiere de medidas más globales) pero ni cualitativamente me parecen la mejor opción comparadas con una organizada comida tradicional  ni la mejor manera de mantener el peso que te ayudan a perder- puesto que no te enseñan a comer adecuadamente- Además, ni que decir tiene que el placer de una rica y saludable comida me parece irremplazable pero, bueno, todo esto es una mera opinión personal.



3 comentarios:

Pues lo de que tenían que cumplir una legislación yo no lo sabía!! pensaba que los podían hacer como les diera la gana!
Con grasa hidrogenadas, si señor... y los venden como supersaludables...

Que tengan que cumplir una legislación concreta teniendo en cuenta que se venden como sustitutos de comida...debería ser lo mínimo exigible...ahora este producto en concreto no se corresponde con su publicidad desde luego!

Muy interesante el artículo, Naira.

Coincido contigo en que, donde este una buena comida, equilibrada y sana, que se quiten estas cosas.

Un saludo