lunes, 17 de noviembre de 2014

NUTRICIÓN Y EMBARAZO: MI VISIÓN PERSONAL

Con mi bici que lleva tanto tiempo criando polvo







El post de hoy no pretende ser una entrada teórica sobre cómo debe alimentarse una embarazada durante el período de gestación; Para ello, tenemos múltiples ejemplos de compañeros que lo han hecho estupendamente y creo que no sería más que nadar sobre mojado...para quien realmente quiera saber más sobre este tema ahí van un par de enlaces interesantes:


El objetivo de esta entrada es hacer una reflexión, una mirada desde la propia experiencia sobre si la educación nutricional de las embarazadas es suficiente, deficitaria o por el contrario,  excelente. Evidentemente la conclusión aporta una información sesgada (únicamente lo estamos basando en la experiencia de una persona) y, por ende, un error podría ser generalizarla pero...sí que puede invitar al autoanálisis y cuestionarnos si realmente existen más casos como el mío y, por tanto, aspectos mejorables.

Si bien es cierto que cuando acudes a la matrona (repito, en mi caso así ha sido, supongo que para el resto será igual) te entregan un documento explicativo sobre cómo deber ser una alimentación equilibrada, creo que hay temas que cojean y que producen una gran confusión general . Algunos puntos calientes:

- ¿ Es necesario tomar suplementos de vitaminas y minerales?

Este aspecto o recomendación puede diferir si acudes a un centro privado o a uno público.

 En el privado ya desde el primer día que se confirma el embarazo te dan una muestra de un multivitamínico  que te aconsejan debes mantener durante todo el embarazo. 

En el caso de la seguridad social el criterio seguido es recomendar específica y únicamente un suplemento de ácido fólico y hierro (ojo, véase que no he mencionado al yodo) y llevar a cabo una alimentación equilibrada...Ahora bien, ¿cómo se determina si la paciente lleva o no  una alimentación equilibrada para poder descartar cualquier otro suplemento? ¿Qué es una alimentación equilibrada?



¿Y si la embarazada fuera vegetariana? ¿Si estas premisas son las válidas para "alimentación equilibrada" su patrón de alimentación debería ser considerado como "no equilibrado" por no consumir algunos alimentos de esa lista?

En mi caso, cuando llegó la pregunta lo tuve muy claro: "No, no sigo una alimentación equilibrada" y mentalmente empecé a recitarme todos los errores (algunos garrafales) de nutrición que cometía todas las semanas o en el día sí día también (no os sorprendáis, muchos DN no llevamos una alimentación perfecta y lo peor, ¡¡¡lo sabemos!!!) Ahora bien, yo puedo hacer mentalmente un análisis exhaustivo (en mayor o menor medida) tanto cuantitativo como cualitativo de mi dieta y de ahí sacar una conclusión, ahora bien, si la pregunta de la matrona es: "¿Comes bien?" la lectura puede ser bien distinta y el parecido con la realidad puede ser más una  parodia que un dato fiable y objetivo para poder despreocuparse.

 Por experiencia profesional puedo deciros que, de manera general, se piensa que se come bien y se cree que se sabe la teoría pero del dicho al hecho hay muchas lagunas, mares y océanos. Para muestra un botón: paciente con fama de "comer bien" pero resulta que "comer bien" en el lenguaje popular significa que no prueba el chocolate porque no le gusta pero además descubres que no prueba las verduras ni las frutas, las legumbres se consumen 1 vez al año que no hace daño y no comerá chocolate pero las galletas maría entran que da gusto en su casa... Con bastante probabilidad puede tener déficits nutricionales que se verían mejorados recurriendo a una adecuada educación nutricional y una pauta personalizada y adaptada a su estilo de vida, preferencias/aversiones, historial clínico, etc 

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Multivitamínicos sí o no? Lo que nos dice el metaanálisis: " pese a que la suplementación con un multivitamínico puede tener un efecto beneficioso significativo en relación a bajo tamaó por edad de gestación y en relación al bajo peso al nacer, se necesitan más evidencias para establecer una política de suplemetnación que sustituya a la actual (hierro y ácido fólico)"  En resumen, que hacen falta más estudios (en muchos,muchísimos campos de la nutrición la conclusión es la misma) para determinar si un multivitamínico puede ser positivo y, añadiría yo, también hace falta una evaluación más completa del patrón de alimentación de la paciente así como de su estado nutricional para poder determinar cuáles son realmente sus necesidades. 

- ¿Cuánto peso hay que ganar durante el embarazo? 

Dicho de otra manera: ¿cuánto es demasiado y cuánto es poco? La ganancia ponderal dependerá del IMC de la madre antes de quedarse embarazada. A continuación se refleja una tabla que respeta las directrices establecidas por el Institute of Medicine de Estados Unidos (2009) y que describe cuál sería la ganancia de peso recomendada en función de IMC previo al embarazo:

- Si antes del embarazo tiene bajo peso (IMC<18,5) se recomienda en total una ganancia de 12,5 a 18 kg a lo largo de la gestación
-Si antes del embarazo tiene  peso normal (IMC 19-24,9) se recomienda una ganancia de 11,5 a 16 kg de peso
-Si antes del embarazo tenía sobrepeso (IMC 25-30) se recomienda una ganancia de 7-11,5 kg de peso durante la gestación
-Si antes del embarazo tenía obesidad (IMC >30) se recomienda una ganancia mínima de 6kg
-Si antes del embarazo tenía peso normal y  espera gemelos, la recomendación es de 16-20kg durante la gestación.
-Si antes del embarazo tenía peso normal y espera trillizos, la recomendación es una ganancia de 23 kg  durante la gestación

- ¿Debe ponerse a dieta una embarazada que haya superado el peso recomendado?

Pongamos el caso de que la embarazada ha superado el recomendado de peso por parte del ginecólogo (cosa que no es extraña; la mayoría supera el peso máximo recomendado tal y como recalca este estudio) ¿Debe ponerse a dieta? Como profesional sí he tenido casos de embarazadas que han acudido a consulta, aconsejadas por su ginecólogo, para "ponerse a dieta" Pues bien, la evidencia científica (evidencia 1+, grado de recomendación A) remarca la negligencia de este consejo para el adecuado desarrollo del feto (puedes leer más sobre ello en este maravilloso texto de Julio Basulto)

En estos casos la planificación nutricional debe basarse en la educación nutricional, es decir, enseñar a la paciente cómo es una dieta saludable y diseñar una pauta personalizada, dar opciones según su estilo de vida/gustos/preferencias/aversiones etc para que la cumpla y enseñar a leer correctamente los etiquetados para que pueda interpretar qué alimentos debe eliminar de su alimentación y cuáles deben formar parte de su día a día.

¿Podría haber sido una medida a tomar el primer día que acude a su centro de salud y descubre que está embarazada? Sí y probablemente esta medida preventiva podría haber mermado el riesgo de diabetes gestacional y de obesidad (tanto de la madre como del futuro niño)

- ¿Y qué ocurre con el ejercicio físico?

Este es el punto que más me cabrea y sobre el que han tenido que sufrirme durante estos casi 7 meses de embarazo que llevo toda mi familia, mi bendito marido y amigos. En mi caso, corría con un grupo varios días a la semana, iba a carreras populares, algunos días hacía tiradas en bici de carretera, iba a la piscina...en fin, que me gusta el deporte, sin ninguna pretensión, única y llanamente disfruto practicándolo y más si es con gente (sí, también me gusta y, mucho, la gente) pero cuál fue mi cara cuando tanto la matrona como la ginecóloga me dijeron: "nada de correr ni otros deportes que impliquen impacto" "Puedes realizar ejercicio moderado" y como ejercicio moderado ¿qué se entiende? Y aquí venían las respuestas difusas: "Bueno...correr no, pero sí puedes pasear; si vas a la piscina puedes nadar a crol pero con cuidado y no muchos largos" Todo era difuso... no muchos largos significa ¿cuántos? no cansarse mucho implica ¿cuánto? ir con cuidado implica exactamente ¿ qué? ¿Tan negativo es correr a un ritmillo abuelo? En fin, no soy profesional del deporte ni me voy a meter en esto pero  puedo afirmar que decirle a una futura madre que le gusta correr frecuentemente (vamos a llamarla "runner" que como siempre los anglicismos tienen más tirón) que no se calzará las zapatillas en 9 meses es duro, muy duro (la muerte a pellizcos diría yo) y ya decirla que "ejercicio moderado" pero no especificar qué es moderado ya es de juzgado de guardia.

Dicho esto, me quedo con esta conclusión del Dr. José López Chicharro en este artículo de su blog: "El correcto diseño de un programa de ejercicio en gestantes pasa necesariamente por conocer: primero, la fisiología de embarazo, segundo, la fisiopatología más relevante asociado a la gestación, y tercero, los efectos de diferentes modalidades de ejercicio sobre la fisiología y fisiopatología de la mujer embarazada y de su feto. “Conocer”, no consiste en leer un par de artículos encontrados en google, sino que pasa por una adecuada formación desde la base (grado) de todos los profesionales que van a tener la responsabilidad del diseño y aplicación de programas de ejercicio, ya sea para iniciar actividad física en mujeres previamente sedentarias, ya sea para continuar una actividad deportiva en mujeres ya activas. A día de hoy, no podemos afirmar que colectivamente esa formación se esté ofreciendo, lo que debería llevar a la reflexión para poner en marcha medidas correctoras lo antes posible"

¿Cuáles son mis conclusiones?

Si queremos prevenir la diabetes gestacional, la obesidad/sobrepeso de la gestante y de su futuro retoño así como otras enfermedades correlacionadas con una inadecuada nutrición tendremos que contar con una atención más exhaustiva y personalizada en este campo. ¿Es hora de integrar a los profesionales dietistas-nutricionistas en la salud pública y que hagan este trabajo? Para mí no hay ninguna duda, se ahorrarían costes a largo plazo y se daría una mejor atención al ciudadano.

 Hablo de nutrición pero desde luego otro gran pilar preventivo es la actividad física; ¿quién define qué actividad deben llevar a cabo las embarazas?, ¿cómo y con qué intensidad deben practicarla? Quizá hace falta más definición en este tema y la puesta en marcha de medidas correctoras para mejorarlo. 





6 comentarios:

Tanto profesionales de la nutrición como de la actividad física deberían tener un peso mucho mayor en la sanidad pública desde el prisma de la prevención. Es evidente el motivo por el que este paso no se ha dado todavía: la ley de la pastilla y los intereses económicos subyacentes mandan. Esperemos que esta situación se pueda revertir, por la verdadera salud de todos.

ayyy qué identificada me he sentido. Mi bebé nació hace 5 semanas, y yo, que tengo una salud de hierro y no tenía costumbre de tratar con el mundo médico, me he topado con toda clase de incongruencias y medias verdades basadas en creencias más que en datos científicos. Por lo pronto aquí nadie me dio ningún tipo de información sobre nutrición hasta la semana 30 y pico, cuando estaba con los cursos de educación prematernal (o como se llame). Afortunadamente yo llevo una dieta bastante sana (aunque sí, me encanta el chocolate, pero bien negro) pero en el curso dos tercios de las chicas embarazadas estaban con sobrepeso o directamente obesas. La información que nos dieron fue un poco chocante (dos raciones de proteína animal al día???) y bueno, yo la verdad seguí con mi dieta "flexitariana" (no soy vegetariana estricta, pero como carne o pescado quizá 1-2 veces por semana) y seguí sacando las proteínas de fuentes vegetales. Y sí, me tuve que tomar un suplemento de hierro, y el ácido fólico a pesar de que le dije al médico que comía cantidades ingentes de verduras de hoja, pero eso fue todo.
Respecto al deporte, yo no paré de nadar ni de andar. pero la información también era muy confusa. Y saqué la misma conclusión que tú: hace falta que haya dietistas-nutricionistas implicados en el tema, que asesoren a las embarazadas y les hagan un seguimiento. Porque a mi no me hizo falta porque me gusta informarme y si tengo dudas os escribo a alguna de vosotras/os, pero en general vi que la alimentación, el estado de salud, y el peso de la embarazada promedio daba miedo.
Por cierto, yo sólo engordé 7,5 kilos y mi hijo nación estupendo, con sus 3250 gr y genial de salud, tan fuerte que a pesar de un parto larguísimo el tío ni se inmutó y salió sonriendo. Y si el inglés se te da bien igual te interesa un libro que se llama "Expecting better". Es una profesora de matemáticas especializada en el análisis de datos que se dedica a recopilar todos los estudios sobre los temas que afectan al embarazo y hace un análisis detallado de los resultados, con conclusiones sorprendentes. Yo me lo leí y me sentí muy identificada, además que concluye lo mismo que yo me he pasado diciendo toooodo el embarazo: ¡los médicos no saben de estadísitica!

Bueno para mi todo es un poco lioso, estoy embarazada de 10 semanas y por ahora nadie me ha dicho que debo o no comer, ( excepto el Jamón que me han dicho que no se debe y que lave minuciosamente las verduras)Aunque mi IMC antes de quedarme embarazada estaba dentro de lo que se considera normal, yo quería perder unos kilos, pero me quedé en estado y ahora no es el momento.El caso es que lo que no quiero es ponerme ahora hecha una bola.Intento llevar una alimentación sana, de hecho yo no era de comer fruta y ahora me la pide el cuerpo.
Al entrar en internet para ver que cosas o no puedo comer, todo es un lío, por que depende de en que pág entres te dicen una cosa u otra.
Así es que estoy con vosotros y sería interesante que igual que el médico nos dicta las pautas a seguir en cuanto a análisis y demás, tb hubiera un nutricionista en la S.S diciéndonos que podemos o no comer. Por cierto a mi me han mandado yodo y ácido folico

Hola Pedro! Yo también tengo esa esperanza...

Hola ajonjolí! Otro ejemplo de sesgo de información al ciudadano.... Si un profesional especializado ( DN en este caso) hubiese hecho un análisis de tu patrón alimentario a lo mejor habría considerado la posibilidad de añadir un suplemento de b12 a tu alimentación. No existe una manera única y perfecta de alimentación por lo que un consejo general resulta completamente insuficiente. Lo mismo ocurre con la actividad física... En serio las embarazadas sólo podemos dar paseitos y nadar a crol? Seguro que se puede mejorar el consejo/ recomendación y todo ello podría prevenir uno de los principales problemas entre las embarazadas: el exceso de peso

Hola anónimo! Hoy en día existe mucha confusión con respecto a diversos temas de nutrición lo que supone un dolor de cabeza para muchas personas que, como tu están hechas un lío y no saben a quién acudir. Mi consejo es que a falta de DN en la sanidad pública, acudas por vía privada a un DN colegiado, probablemente te sacara de dudas en muchos aspectos para este momento concreto y de cara a un futuro. Un saludo y gracias por comentar:)